Angel García Crespo

abril 22, 2011

Hay que contar las historias hasta el final

Filed under: Uncategorized — Angel García Crespo @ 12:18 pm

Esta es una historia que circula por la red, lo que pasa es que no cuentan el final, aquí la reflejo en su totalidad:

————————–

Un empresario llamado Smith estaba en el embarcadero de un pueblecito costero cuando llegó una barca con un solo tripulante, llamado Juan, y varios atunes muy grandes.

El empresario felicitó a Juan por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo.

Juan replicó: Oh! Sólo un ratito.

Entonces el Sr. Smith le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para coger más peces. Juan dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.

El Sr. Smith volvió a preguntar: ¿Y qué hace usted entonces con el resto de su tiempo?

Juan contestó: “Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor”.

El Sr. Smith dijo con tono burlón: “Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y, con las ganancias, comprarse una barca más grande. Con los beneficios que le reportaría una barca más grande, podría comprar varias barcas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediario, se la podría vender al mayorista. Incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y, finalmente, a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión”.

– Pero señor, ¿cuánto tiempo llevaría todo eso?

– De quince a veinte años.

– Y luego ¿qué?

– El Sr. Smith soltó una carcajada y dijo que ésa era la mejor parte: “Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en Bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones”.

– ¿Millones, señor? Y luego, ¿qué?

– Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, echar la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos.

– Bueno, pero eso es lo que hago ahora señor. ¿Por qué tengo que esperar veinte años?

EN ALGUNOS SITIOS EL CUENTO ALGUNOS LO TERMINAN AQUÍ, PERO EN REALIDAD LA HISTORIA CONTINUA

Smith se quedó pensando, pensando en que si aquel pescador no quería aprovechar la oportunidad pronto llegaría alguien que sí que lo haría, así que busco un inversor, y lo halló en el dueño del bar. Y este, a medias con nuestro buen amigo Smith compraron un barco, pagaron a un pescador, a los dos años compraron un barco mayor, …., y… consiguieron bajar los precios, de tal forma que nuestro buen amigo el pescador, tuvo que dejar de pescar y ponerse a trabajar en una fábrica de conservas de pescados, porque su exigua pesca ahora apenas le daba para comer, pero como estaba acostumbrado a dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus hijos, echar la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos no pudo aguantar un trabajo de ocho horas, lo que significó que su mujer se tuviera que poner a limpiar casas (entre ellas la del dueño del antiguo bar) mientras el se quedaba a dormir hasta tarde, pescar un poco (casi nada porque ahora había menos pesca), jugar con sus hijos, echar la siesta ahora sin su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos. Sólo que las copas se fueron haciendo cada vez más largas, sus hijos ya no querían jugar con él, ya no había mucho que pescar y a su mujer no le gustaba mucho que se quedara durmiendo hasta tarde mientras ella se partía la espalda trabajando. Hasta que un día, su mujer le puso de patitas en la calle diciéndole que era un vago.

Y cuando Juan dormía la mona en el suelo pasó a su lado nuestro buen amigo Smith que venía de hacerse una buena comida con su familia en lo que era el antiguo bar de su socio que ahora era un restaurante de lujo. Y le dijo a su hijo “mira hijo, hay dos formas de elegir la vida, pensar que el esfuerzo es innecesario porque nada cambia, o esforzarnos en todo momento porque nada permanece, si crees que el futuro será como el presente no sólo estas equivocándote, sino que te estarás engañado a ti mismo, no sólo hay que querer cambiar cuando se está mal, hay que estar en cambio continuo, porque el mundo no se detiene”

Anuncios

2 comentarios »

  1. Eso sí es darle la vuelta a la tortilla a la historia que siempre nos cuentan echándole imaginación.

    Bueno, yo entiendo que el pescador no quisiera cambiar su vida, estaba cómodo. Lo que ya no comparto con el pescador es que no supiese amoldarse a la nueva situación. Si la pesca disminuye y tiene que empezar a trabajar en una conservera, pues que curre. Y si no le gusta, pues que busque otro, pero lo que no puede hacer es esconderse. Conozco a mucha gente (licenciados, algunos) que llevan años sin trabajar, porque claro, los trabajos que les ofrecen no “están a la altura de su formación”. Pues con el pescador, igual. No vale quejarse con que las ocho horas de trabajo no le permiten llevar su vida anterior. Hay circunstancias externas que no podemos controlar, pero hay que ser consecuente con lo que uno hace.

    Te animo a que sigas escribiendo y dándole una vuelta más a las tuercas jeje.

    Comentario por ANTONIO — abril 24, 2011 @ 8:17 pm | Responder

  2. It seems the theremin has a sizable following. And there are many D.I.Y. theremins out there, as well. Phil the Owl says he’s inspired enough to may Click https://twitter.com/moooker1

    Comentario por jacklynmcpherson78 — abril 8, 2016 @ 2:12 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: